| Miércoles 22 de Octubre de 2014

Buscar

Declaran delitos de lesa humanidad a 34 casos de la UP

La Fiscalía reveló los nombres de los militantes y simpatizantes del partido que serán cobijados con la medida.

Jornada mundial de acción por la Soberanía Alimentaria
video  | Jueves, 16 de Octubre de 2014 14:25

Hoy, 16 de octubre, celebramos la Jornada mundial de acción por la Soberanía Alimentaria contra las corporaciones transnacionales. En esta ocasión, La Vía Campesina invita a sus organizaciones miembros, al pueblo organizado y a los movimientos sociales aliados del mundo entero a ver nuestro vídeo y a inspirarse de él para llevar a cabo acciones ya: La Vía Campesina en movimiento. ¡Por la Soberanía Alimentaria!

Este film está disponible en InglésEspañolFrench y en otras lenguas…

Se trata de una jornada solidaria, de resistencia y de movilización con el fin de que las-los ciudadanas-os tomen consciencia de las amenazas que acechan hoy a la Soberanía Alimentaria de los Pueblos.

¡SOBERANÍA ALIMENTARIA YA!
¡GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALIZEMOS LA ESPERANZA!

 

http://vimeo.com/27474387

 

El enlace secreto entre Uribe y ‘Catatumbo’
nacional  | Martes, 14 de Octubre de 2014 13:18

 

Por DANIEL CORONELL . Revista Semana

El gobierno Uribe les ofreció a las FARC la posibilidad de desmilitarizar un área y efectuar un cese bilateral del fuego. Hoy, por mucho menos, Uribe sostiene que el gobierno les está “entregando el país a los terroristas”.

Detrás del ataque constante del senador Álvaro Uribe al proceso de paz hay mucha hipocresía. El ex presidente critica los acercamientos del gobierno de Colombia y las FARC por “clandestinos” y sostiene que son inadmisibles los “diálogos con terroristas”. Lo que no cuenta es que durante cuatro años de su administración mantuvo un canal de comunicación abierto con las FARC.

 

Mujeres Trabajadoras de la Agroindustria y Alimentacion en Colombia
nacional  | Lunes, 06 de Octubre de 2014 18:04

El VI Congreso de la CUT apuesta por la paz y la unidad del movimiento obrero
nacional  | Lunes, 29 de Septiembre de 2014 19:27

La CUT confirmó su respaldo a los diálogos de La Habana para que en Colombia se concrete un acuerdo de paz; esta fue una de las principales conclusiones del VI Congreso. La Central salió fortalecida en un evento que destacó por la presencia e igualdad de jóvenes y mujeres. 

Desde el 23 de septiembre, unos 1.200 delegados de todas las organizaciones sindicales que hacen parte de la Central Unitaria de Trabajadores en el VI Congreso de la CUT se dieron cita en Santa Marta hasta el viernes 26.  Participaron también delegados internacionales de Suecia, Noruega, Holanda y Francia, que respaldaron al movimiento sindical nacional.

El trabajo en comisiones observó todos los panoramas, nacional e internacional, pasando por el tema del conflicto armado y los acercamientos del gobierno con los grupos insurgentes. Entonces, las temáticas se centraron en cuatro pilares: paz, soberanía nacional, derechos laborales y democracia.

La Declaración política del Congreso ilustra con claridad el contexto al que se enfrenta la clase trabajadora colombiana y que marca el derrotero de la CUT. “Nuestra realidad económica, social y laboral, caracterizada por la quiebra del sector productivo nacional y el predominio de las multinacionales, el mayor desempleo y desigualdad en América Latina, una informalidad laboral del 70%, la ausencia de una política de trabajo decente, la salud privatizada y el fin de las pensiones, los empleos precarios y los bajos ingresos, acompañado todo de una violencia antisindical que no para y una impunidad del 98% que sirve de amparo a las fuerzas de ultraderecha y con una afiliación sindical de menos del 4%, es un cuadro que corresponde al mayor desafío que ha enfrentado en toda su historia el movimiento obrero y que a la CUT, en particular, la obliga a recuperar el protagonismo social y político, junto con el resto de fuerzas democráticas”.

Bajo estos criterios, el Congreso de la CUT definió que la tarea primordial será compaginar a todas las organizaciones para ejecutar la propuesta por un gran movimiento cívico-sindical por Colombia, donde se deje claro que las políticas neoliberales de Juan Manuel Santos no cumplen con las necesidades y expectativas de los trabajadores y ciudadanos. Sólo hay que tener en cuenta que son inminentes unas reformas laboral, tributaria y pensional que atacarán directamente a la clase trabajadora.

Un segundo punto al que se dirigirá será la afiliación masiva de nuevos miembros en los diferentes sectores. La próxima movilización es la Jornada Mundial por el Trabajo Decente el 7 de octubre.

Edwin Castaño, presidente de la USO, se refirió a las metas de la organización sindical que lidera, donde la consolidación de la Coordinadora Única Sindical Minero-Energética, que reúne a la Unión Sindical Obrera, Sintracarbón y Sintraelecol, se encuentra en un estado bastante avanzando. “Queremos seguir fortaleciendo ese movimiento para, en unos años, hacer la transición a un gran movimiento sindical que conglomere a todos los trabajadores de la industria y del sector petrolero en Colombia”.

 

La reforma estatutaria será trabajada hasta dentro de un año, pues no hubo disenso a las controversias generadas en el escenario de discusión.

Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera
nacional  | Jueves, 25 de Septiembre de 2014 00:16

Comunicado de Prensa La Via Campesina

Los días 18 y 19 de septiembre de 2014, se celebró el Simposio Internacional de Agroecología para la Seguridad Alimentaria y Nutricional, en la sede la Organización de Alimentación y Agricultura (FAO) de la ONU, en Roma.  Este evento inédito marcó la primera vez que la FAO toca de manera oficial y directa el tema de la agroecología.

En sus palabras de clausura, José Graziano da Silva, Director General de la FAO, dijo: "Hoy se abre una ventana en lo que por 50 años fue la Catedral de la Revolución Verde."  La delegación de La Vía Campesina, que participó en el Simposio, saluda esta nueva apertura, pero expresa cautela frente a los intentos que se observaron, de cooptación de la agroecología.

Según La Vía Campesina, la ciencia, las prácticas, y el movimiento de la agroecología, son el producto de la acumulación durante siglos de saberes campesinos e indígenas, de cómo se producían los alimentos para la humanidad, antes de la invención de los agrotóxicos, saberes ahora sistematizados a través un 'diálogo de saberes' con las ciencias occidentales de la ecología, la agronomía, la sociología rural, etc.  La agroecología ha crecido mucho en las últimas décadas, entre los movimientos sociales del campo, entre los consumidores, con los ambientalistas, y otros, sobre todo por la fuerte crítica que hace, y las alternativas que representa a, los males de la mal llamada 'Revolución Verde,' de la agricultura industrializada. Para la Vía, la agroecología campesina es un pilar fundamental en la construcción de la soberanía alimentaria.

Las instituciones y los gobiernos, quienes en su gran mayoría responden a los intereses del agronegocio nacional e internacional, han resistido la agroecología, de tal manera que hablar de las alternativas que propone, ha sido tabú hasta ahora en las instituciones como la FAO.  Pero de cierta manera esto ha ido cambiándose últimamente, aunque de manera parcial.

La degradación del suelo, y demás recursos productivos, y el cambio climático, han colocado en duda el futuro de la agricultura industrial.  Y el número de científicos con datos y estudios que respaldan la agroecología, como enfoque superior, en términos de productividad y de sustentabilidad, crece. En consecuencia, se ha producido más apertura institucional a la agroecología.

Pero es una apertura 'calificada.' Mientras los movimientos sociales, como La Vía Campesina, vean a la agroecología como la alternativa a la agricultura industrial, y destacan su promesa transformadora de las realidades rurales, la apertura institucional actual, es más bien a una agroecología acotada, que se limita a agregar nuevas herramientas a la caja de herramientas de la agricultura industrial; o sea, métodos para reducir los impactos negativos en su futura productividad.  Los que promuevan este enfoque, suelan usar nombres como 'intensificación sustentable,' o 'ecológica,' o 'agricultura inteligente para el clima,' para referirse a esta visión, que erróneamente plantea que la agroecología sea compatible con las grandes extensiones de monocultivo, los agrotóxicos, y las semillas transgénicas.  Para La Vía Campesina, esto no es agroecología, sino un intento de cooptación, que habrá que denunciar y resistir.

Una nutrida delegación de La Vía Campesina, de Mozambique, la India, Haití, Cuba, Brasil, México, Nicaragua e Italia, asistió a la conferencia en la FAO, y tres de las y los delegados fueron ponentes.  De hecho la delegación llegó esperando lo peor, preparados para dar la batalla en contra de la cooptación.  Lo que resultó refrescante, sin embargo, fue que la mayoría de los científicos invitados, coincidieron con la visión de la Vía de la agroecología como alternativa,  para la transformación, y con sus planteamientos de contenidos sociales, políticos, económicos y culturales, además de su contenido técnico.  Lo cual dejó como minoritaria las posturas, también representadas, de las tendencias más cooptadoras.

Esto permitió que la síntesis de conclusiones del Simposio, presentado por los relatores el segundo día, enfatizara puntos netamente positivos, incluyendo afirmaciones que:

• La agroecología está enmarcada en una serie de principios, y no es una caja de herramientas o recetas tecnológicas,

•  La agroecología cuestiona el modelo agroalimentario actual, y promueve una transformación radical, donde los campesinos estén al centro de este proceso social,

• La agroecología se fundamenta en un dialogo de saberes, por lo que se debe continuar ligando la ciencia con el saber, la innovación, y la practica campesina.

Y, que los grandes desafíos a enfrentar, abordan temas complejos pero urgentes, como:

• políticas públicas que promuevan la transformación agroecológica a nivel local, nacional y regional,

• la articulación entre productores y consumidores responsables y conscientes, en la necesidad de una transformación radical hacia un sistema alimentario socialmente justo,

• el apoyo a los movimientos sociales en sus esfuerzos de escalonamiento territorial de la agroecología.

El dirigente campesino haitiano, y miembro de la Comisión de Coordinación Internacional (CCI) de la Vía, Chavannes Jean-Baptiste, afirmó que "este Simposio representa un paso en dirección positiva de la FAO," pero alertó sobre el conflicto que se está dando, "entre el bien y el mal," por la definición y el futuro de la agroecología.  Frente a esta disputa, remarcó la necesidad de hablar de la 'agricultura campesina agroecológica,' porque, "la agroecología es un modo de vida, y no solo un modo de producción."

La dirigenta Rilma Román,  de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños de Cuba (ANAP), también miembro de la CCI de la Vía, señalo la centralidad del "saber y práctica campesino como la verdadera base de la agroecología." E insistió que, en países como Cuba, "la agroecología campesina no es teorética, sino es una realidad ya."  Andrea Ferrante, dirigente de la Asociación Italiana de Agricultores Biológicos (AIAB), enfatizó que, "la agroecología es una realidad en Europa también," aunque, dijo, "este hecho fue poco reconocido en este Simposio."

Marciano da Silva, del Movimiento de Pequeños Agricultores de Brasil (MPA), enfatizó la importancia de estar vigilantes, frente a los intentos de cooptación de la agroecología por al agronegocio y las instituciones. Dijo que la FAO, y algunos Ministros de Agricultura, que se hicieron presentes en el Simposio, se comprometieron públicamente con la agroecología, pero que ahora "depende de nosotros, hacerlos cumplir."

Renaldo Chingore João, de la Unión Nacional de Campesinos de Mozambique (UNAC), subrayó la importancia del nuevo reconocimiento tácito, de parte de la FAO, de que, "la Revolución Verde está en plena decadencia," y que habría que "llevar este mensaje a nuestros gobiernos Africanos."

Nandini Kardahalli Singarigowda, productora agroecológica exitosa, de la Asociación Campesina del Estado de Karnataka de la India (KRRS), dijo que, "nosotras, las mujeres campesinas de KRRS en la India, estamos promoviendo con éxito la agroecología," y preguntó, entonces: "¿Por qué no lo puede hacer la FAO?" Finalmente, Peter Rosset del equipo técnico de la Vía, comentó que "la agroecología es sobre todo un proceso social y organizativo." "Para llevar la agroecología a escala territorial," dijo, "se requieren organizaciones campesinas y movimientos sociales rurales, capaces de construir procesos sociales, de aprendizaje horizontal, con protagonismo campesino."

 

Para concluir,  Chavannes Jean Baptiste de La Vía Campesina  en Haití  agregó que, "la agricultura verdaderamente inteligente es la agroecología, es la vía segura para resolver los problemas de la alimentación y la crisis climática en el planeta."

Por jo. vervecken

 

Después de la primera session del tribunal ético internacional en Bolivia en febrero del 2014, se realizó de manera exitosa la segunda sesión el 11 y 12 de septiembre en Colombia. Esta vez la Asociación de Abogados Laboralistas de Trabajadores de Colombia recogió más de 60 denuncias de violaciones de derechos en la agroindustria. En base a estas denuncias documentadas, los tres jueces, Oscar Alzaga de México, Gretel Hernández de Cuba y Eleming Valle de Perú, eminencias en derecho laboral en la región y parte de la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas, elaboraron la denuncia presentada al tribunal. Esta denuncia fue respaldada durante las audiencias de los días 11 y 12 de septiembre por imagenes y 41 testimonios en vivo, cada uno de ellos muy impactantes. Podríamos concluir que en la agroindustria se contrata a los hombres y a las mujeres cuando estén fuertes y sanos, los explotan al máximo, hasta que se enferman o se acidentan por el trabajo, y después se los echa, y son abandonados por completo, junto con sus familias, por los empresarios y las autoridades colombianas. A ambos les dió la oportunidad de defenderse ante la denuncia, pero ninguno dio la cara.

El tribunal por los derechos de los y las trabajadoras de la agroindustria en Colombia resolvió:

- Condenar al Estado Colombiano y a las empresas denunciadas por la violación a la Constitución y las normas internacionales

- Solicitar a las autoridades de control, la protección y garantía de realización de todos y cada uno de los derechos humanos laborales consagrados en la Constitutión política de Colombia y normas internacionales, a favor de las y los trabajadores de la agroindustria.

- Incorporación al ambito de la legislación laboral a las y los trabajadores de la agroindustria, que se encuentran tercerizados garantizando todos sus derechos inclusive el derecho a sindicalizarse

- Instar a las autoridades, para que establezca mecanismos y el Estado  haga presencia efectiva en el campo, especialmente la agroindustria, y garantice el cumplimiento de derechos humanos y sociales que tienen los trabajadores

- Se conmina al Ministerio del Trabajo, para que con su función permanente de vigilancia y control, identifique y sancione a las empresas que aplican la intermediación en las relaciones laborales de la agroindustria, con la finalidad de que cesen las practicas abusivas y respeten los derechos de las y los trabajadores

- Hacer un llamado al Estado Colombiano, en espeical al Congreso de la República, para que ratifique los convenios de la OIT que no ha suscrito, especificamente los relacionados con la libertad sindical, y particularmente: el convenio 135 de 1971 sobre los representantes de los trabajadores y el convenio 141 de 1975 sobre las organizaciones de trabajadores rurales. A su vez, el convenio 185 sobre la seguridad y salud en la agricultura, y los emitidos por la organización internacional del trabajo y no ratificados por Colombia, relacionados con la agroindustria. Asi como cumplir con los convenios ya ratificados.

- Abolir la intermediación laboral, con el uso fraudulente de las cooperativas de trabajo asociado, los contratos de prestación de servicios, los contratos sindicales, las sociedada por acciones simplificadas, las empresas temporales de servicios, outsourcing o cualquier otra figura jurídica de precarización laboral, que impidan o limiten el ejercicio de los derechos laborales y sindicales a los trabajadores de la agroindustria

- Se condena al Estado Colombiana como responsable por la violacion de los derechos a la vida, a la seguridad social integral, a la integridad personal, garantías judiciales, libertad sindical, desarrollo progresivo y trabajo en condiciones dignas y justas, consagrados en los artículos 25, 39, 53, 55 y 56 de la Constitución política de colombia; los artículos 4,5, 8, 16, 25 y 26 con su artículo 1.1 (obligación de respetar los derechos); y artículos 6, 7 y 8 del “Protocolo de San Salvador; de los convenios 87, 98, 151 y 154 de la OIT

- Que los trabajadores y los sindicatos exijan a las empresas multinacionales el cumplimiento de los principios de la organización para la cooperación y desarrollo económico y que el gobierno cumpla con su obligación al respecto

- Alto inmediato al uso y abuso de las fuerzas armadas y policíacas contra las y los trabajadoes que ejercen el derecho de protesta, organización y libertad sindical. Exigimos al Estado Colombiano la eliminación inmediata de los paramilitares, su investigacion y sanciones correspondientes, y someterse a la justicia y normas internacionales para este caso

- Pedimos a las y los ciudadanos, trabajadores y Estado colombiano la protección y restablecimiento del medio ambiente y equilibrio ecológico, destruidos por las empresas transnacionales y nacionales en función de su afán de lucro, así como la permanente vigilancia y protección del patrimonio de la humanidad: el medio ambiente y el equilibrio ecológico.

 

 

La sentencia es una herramienta importante para presionar al Estado colombiano y a las empresas a nivel nacional e internacional para que cumplan con sus obligaciones ante la clase trabajadora en Colombia. FOS, la Federación General de Trabajadores de Bélgica, la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas, la Asociación de Abogados Laboralistas de Trabajadores de Colombia, FENSUAGRO y SINTRAIMAGRA, seguirán trabajando juntos en la lucha para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de las y los trabajadores.

El Ingenio Central Tumaco S.A. es una sociedad constituida desde abril de 1.950, sus accionistas son aproximadamente 70 entre personas naturales y jurídicas, la familia Salcedo posee el mayor número de acciones por lo cual el Dr. Santiago Salcedo Borrero es su gerente titular de la mencionada sociedad. Los propietarios del ingenio igualmente tienen acciones en las empresas: Inesa s.a., Invensa s.a., compañía agrícola San Felipe s.a., Agroguachal s.a., y Quantum S.A.S., además de los predios San Pablo, Estancia, Venecia, las mercedes, fundungo y Herra –agrícola, que según informaciones estas últimas representan el 37.4% de las tierras de la sociedad.

 

Descarga aquí la denuncia